III concurs micro-relats ACTEF

By

La tortura

Guanyador categoria B

Salt del balcó i em deixo caure tres pisos avall, rodolant pel terra i finalment aixecant-me i seguint
amb la carrera. Sento una remor que significa que el monstre m’està seguint.
Començo a idear un plà per a escapar. De moment no he tingut gaire exit: un cop he entrat a la seva
cambra m’ha començat a perseguir.
Em deixo guiar per la meva intuició i corro direcció a la platja. Allí hi ha unes coves que podria fer
servir d’amagatall. Començo a cansar-me, vull parar a beure aigua però no puc. Un cop dins la cova
em giro. He fallat, el monstre m’ha atrapat. Em mira i crida:
-Clara, para d’escriure i pintar i escolta l’explicació.
Em recolzo a la cadira i em preparo per a la mateixa tortura de cada dia, la mateixa classe, el mateix
professor, la mateixa unitat.

Autora: Joana Marí Breunig


Il·lustra Patricia Boned

Como la vida misma

Guanyador categoria C

-Creo que Max se ha tragado una chincheta –  me dijo con tono de pásame la sal …

– ¿Qué dices? ¿En serio? –  Dije igual de tranquila, pero dentro de mí se oían los gritos de lo sabía lo sabía lo sabía. Toda la tarde con el martillo “no te preocupes que lo limpio todo” me aseguró. Mantuve la calma, no era cuestión de despertar a la niña. Tener un cachorro en casa había cambiado nuestras vidas. Sí el perro, no la niña. Mis manos hurgaron un buen rato entre los dientes la lengua y la campanilla. Ahí estaba como la Puerta de Alcalá, una maldita chincheta que hacía “click click” cada vez que chocaba contra un diente. Detrás de mí, una caca y un pipi. Debajo de la mesa, una niña de tres años lamiendo un hueso. Y más allá, la silueta de un marido sentado…

Autora: Teresa Alvarez de Toledo Muller


Il·lustra Manuel Rodríguez

Silencio

Guanyador categoria A

 A veces pienso que todo el mundo se calla, de eso va esta historia.

Un día Juana fue a dar un paseo al bosque, pero se perdió y acabó durmiendo en una cueva. Al despertar solo escuchaba a los pájaros y demás animales del bosque hacer sus respectivos ruidos.

Estuvo caminando horas y horas hasta que llegó a un pueblo a las afueras de su ciudad y decidió pasar ahí la noche. Después de dormir se sintió con nuevos ánimos para seguir adelante y siguió su camino. Llegó hasta un sendero donde había un montón de ruido y no podía concentrarse, pero por un momento escuchó el auténtico silencio, el silencio mundial: Animales, personas de todos los países… Solo ella y el viento, entonces pudo pensar una ruta segura para volver a casa, la siguió y regresó sana y salva.

Autora: Blanca Ramos Villén, 10 años


Un paseo

A cada pisada la nieve se hundía levemente, dejando tras de sí pequeñas huellas que no iban a ninguna parte. Su parka roja era cada vez menos llamativa, una mancha color granate que se perdía en la nada. “Me voy a dar un paseo” dijo. A nadie le importó. Varios copos de nieve después, en medio de un desierto helado, lo vio. Dos bolas, en vertical. Unas ramas pintadas de rojo. Botones, también rojos. Una sonrisa, que goteaba tiñendo la nieve. Y ojos. Un simple y macabro muñeco de nieve en un campo blanco. El muñeco de su pesadilla. El niño inuit gritó. A la mañana siguiente los pescadores fueron a buscar focas por la tundra. Lo único que encontraron fueron dos muñecos de nieve, siguiéndoles con la mirada. Y a los pies del más pequeño, una parka roja.

Alexia A. A. de T.


Il·lustra Patricia Boned

Relación familiars

Obro la meva porta de casa. Observo com el meu germà fa el mateix al meu costat. Tot i
que només ens trobem a un metre de distància mai m’he sentit tan lluny d’ell. Entro a
dintre, camino uns dos minuts pel laberint de parets de plàstic fins a arribar a la meva
habitació. Em deixo caure al llit deixant a terra la meva motxilla.
Escolto la ja coneguda remor de la porteta de la càpsula de desinfecció que em dóna
accés al meu menjar i m’aixeco per a començar a menjar.
Fa un any i m ig que estem en quarantena. Després del mig any començaren a instal·lar
separacions de plàstic a les cases i en fa un sense cap mena de contacte físic amb ningú,
ni familiars ni d’amics.
Em desperto del malson, m’aixeco del llit i m’apropo al meu calendar i per a encreuar el dia
52 de quarantena.

Autora

Paula Marí Breunig


Il·lustra Valia Bufí

Un petit Osell

I així ho sentia. Sentia un petit ocellet atrapat rere les meves costelles, batent les ales en desesperació. El soroll de les plomes m’embullava el pensament i els tocs contra els ossos ressonaven en els meus. L’ocellet no em deixa respirar bé, m’ha foradat els pulmons amb el bec. Sembla que s’arrepenja de la meva llengua, l’estira cap avall i no em surten les paraules. I quan es fa silenci i em ve la curiositat, li pregunto a la criatureta de què manca, perquè pateix. Però el pardal guarda silenci.

I va ser en llençar-me a l’aigua; en sentir la pell freda i veure com el sol es torna una lluna rere el film blau cel de la superfície. Fou llavors quan, sorda del renou de bombolles que m’omple les orelles, oblidant que per viure em cal l’aire, que el vaig entendre. L’ocellet que patia del goig de ser viu.

Autora

Paula Marí Breunig


Il·lustra Aïcha Haddar

Amigos
Dicen que los amigos que haces en el colegio no son para siempre, pero los del instituto si.
Es algo que me llevan diciendo desde que iba a terminar sexto de primaria.
Dejé bastante de lado a mis amigos del colegio porque nos separó una distancia física, y
me centré en mis amigos del instituto que iban conmigo a clase.
A día de hoy los que me escriben y se acuerdan de mi cada día incluso a pesar de haber
más distancia que antes, son mis mejores amigos, los que conozco desde los tres años.
Y mis amigos del instituto? Pues bien, pasamos muy buenos tiempos juntos en clase, pero
no voy a mantener relaciones de amistad con gente que puede estar seis meses sin
hablarme ni acordarse de mí, es duro romper amistades, pero el tiempo es valioso y hay
que compartirlo con personas a las que de verdad les importas.

Autora

Judit Montagut Marquès


Il·lustra Patricia Boned

Una mujer

Hay frases que se pegan al carácter de tanto oírlas.

UNA MUJER PRUDENTE

Quiero pedir, pero no se como.

Quiero contestarle, pero no se si es un buen momento.

Tengo ganas de gritarle, pero mi voz se me quedó muda.

Me gustaría devolvérsela,  pero mi puño no se cierra.

Hago las maletas, pero no se donde ir.

UNA MADRE ES UNA MADRE

Los quiero tanto, él también los quiere.

Lo hago por ellos, aquí sigo.

No podría sola, aquí sigue.

Haría lo que fuera por ellos, lo que fuera.

No podría vivir sin ellos, sigo viva.

ERES TAN BUENA

Estoy bien, seguro que pasa.

Lloro por ti, como has cambiado.

Puedo esperar, puedo aguantar.

FIN..

Autora: Asunción Parrado García


Il·lustra Marcela Friederichs

La Piscina

Y Paula saltó a la piscina. Con gusto sintió el roce del agua en su piel. El frescor despertó sus sentidos a medida que se zambullía en el líquido cristalino. Notó un ligero cosquilleo en los pies al sumergirse por completo y toda su piel respiro al fin.

Pronto sus extremidades inferiores sintieron la necesidad de unirse y de ellas surgió un apéndice en forma de aleta. De cintura para abajo su piel, siempre tan suave, dejó lugar a las finas y coloridas escamas de su preciosa cola.

Con elegantes movimientos atravesó la pequeña piscina y sacó la cabeza del agua. Su hermosa melena morena brillaba bajo el sol con reflejos azulados. El público del acuario aplaudió a rabiar abriendo los ojos con asombro ante el extraordinario espectáculo. Paula esbozò una amplia sonrisa, mientras sus ojos se inundaban de lágrimas y lentamente moría en su confinamiento forzoso.

Autora: Pepa M. R.


El Arc de Sant Martí

No sabia què es sentia. No sabia què es sentia al ser d’un color diferent. Jo tenia la pell blanca com la neu, com quasi tots els que anaven a la meva escola. Era completament innocent i jove, però conscient del que passava al país. Els meus pares, sempre em donaven sermons sobre el que estava bé i el que no. Sempre em donaven sermons sobre amb qui havia de relacionar-me i amb qui no:- Olympia, has de saber que hi ha gent diferent a Sudàfrica- em deien -Tú has d’ajuntar-te amb els que s’assemblen a tú. Les persones que siguin diferents, com el color de pell d’un altre color o què sé jo… no et convenen, ni a tú ni a ningú, perquè com ja t’he dit, són diferents. Ni et molestis a mirar-los, parlar-los o menys tocar-los. Non comptaven amb la amistat que tenia amb Ashanti.

Alexia Aflallo Alvarez de Toledo, 13 años


Il·lustra Aïcha Haddar

El sentido de la vida
En esta vida hay dos opciones, vivir o existir.
¿Pros de existir? No requiere esfuerzo alguno. ¿Contras? Llevar una vida sin sentido que te
causará ciclos de depresión de los puedes no llegar a salir.
¿Pros de vivir? Dejas de pensar en el sinsentido de la vida y la aprovechas. ¿Contras?
Requiere esfuerzo físico y mental.
¿Cómo se vive? Para poder vivir primero tienes que ponerte muchos objetivos, no tienen
que aparecer todos de golpe, puede ser algo tan simple como el querer ponerte en forma,
que ya te anima a levantarte porque tienes ganas de salir a entrenar y notar los cambios.
Evita pensar en el final de la vida y céntrate en cómo va a ser cumplir cada uno de tus
objetivos. Celebra cada logro a lo grande, y si te gusta la compañía, puedes unir objetivos
con las buenas personas de tu alrededor.
Vivir o existir, tú eliges.

Autora Judit Montagut


Il·lustra Patricia Boned

Soledad

Hace dos años que me mudé al centro de la ciudad, me gusta estar bien comunicada. Es un apartamento pequeño, viejo, silencioso, muy silencioso.

Ahora suelo tener todo el día la tele encendida. Intento ponerme rutinas, pero a veces no lo consigo, solo es cuestión de esperar.

Ya son las 19:50, bueno solo faltan 10 minutos, no quiero que se me pase la hora.

Salgo

-¡Hola!  ¿Qué tal hoy José?  Ya falta menos. Dicen que la cosa va mejor, bueno eso si nos están diciendo la verdad. Esto va a ser una ruina, el país se va a la mierda. Bueno hasta mañana, cuídese.

Nunca había hablado con él antes, pero parece buena persona, se nota que ha pasado mucho en esta vida.

Hace un mes que volvimos a la normalidad. He comido todos los días en la calle, no soportaba estar encerrada, en mi silencioso apartamento.

Por cierto tengo que llamar al vecino a ver como lo lleva.  Son las ocho, me tengo que ir o llegaré tarde al gimnasio.

Autora: Asunción Parrado García


Il·lustra Patricia Boded

Imaginació

Y Paula saltó a la piscina. Llevaba más de un mes soñando con ello. El confinamiento había supuesto una renuncia brutal a todo lo que daba sentido a su vida. Poco a poco se había acostumbrado a no ir a clase, a no coger el autobús, a no encontrarse con sus amigas…. pero su mente no había podido asumir la falta de entreno, la falta de agua.

El agua era su medio natural. Había nacido en el agua, pasaba los veranos entre la piscina y el mar y desde que descubrió la natación sincronizada, todas sus horas libres las pasaba dentro del agua.

Los secuestradores no habían sido crueles, los golpes sólo al principio y la comida asquerosa. A la falta de luz se acostumbró pronto y su imaginación, siempre tan viva, después de los primeros momentos de pánico, la mantuvo ocupada… y le mostró la forma de escapar.

Autora: Pepa M. R.


Il·lustra Judith Binefar

Gracias

Querido confinamiento,

Muchos dirían que les has quitado la libertad, a mí me la has entregado. Me has dado la libertad de ser yo misma sin que los que me rodean me juzguen. La libertad de actuar como a mí me parezca sin tener que estar soportando exclusiones ni competencias en las que no quiero participar. Me has transmitido tranquilidad. La tranquilidad de la que otros me privan haciendo de mis errores grandes castillos de arena y viendo mi perfeccionismo como un problema y no una virtud. Me has salvado de ese mar de prejuicios en el que me estaba ahogando y me has sacado de ese conjunto de mariposas en el que me sentía abeja. Me has dado un respiro en momentos en los que otros me quitaban mi aire.

No quiero que vuelvas, no estarías trayendo buenas noticias. Pero así como muchos te han menospreciado yo quiero agradecerte toda tu generosidad.

Gracias.

Autora: Lucía Costa Azqueta

Jutges:

  • Escritora: Nora Alvert
  • Socia: Marcela Friederichs
  • Periodista: Judth Binefar
  • Periodista: Nieves Gaves
  • Dr. Jose Ingnacio Ricarte

Col·labora

Deixa un comentari

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ACTEF.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad